Breve Historia del Catatumbo

“La frontera era para todo el mundo.  Recuerdo con claridad esas canoas que bajaban llenas de ganado, de plátano; otras, llenas de gente y no había conflictos ni problemas. La gente manejaba sus negocios a manera de trueque y tenía cómo trabajar y sobrevivir” ~ Zulma Martinez, habitante de La Gabarra

Por Margarita González Rangel

El río ha estado ahí más tiempo que los gobiernos empecinados en separarse. El río ha sido testigo de los pagos, de las gestas liberadoras y de los escapes generados por la guerra. El río dibuja la frontera entre Colombia y Venezuela, uniendo a su gente y calmando su sed. En él es donde la frontera deja de ser una separación y se convierte en una forma de vivir que florece o se marchita.

El río Catatumbo da nombre a una de las regiones más ricas, ambientalmente hablando, del oriente colombiano. Ubicada en el departamento de Norte de Santander, El Catatumbo alberga una reserva carbonífera superior a la del Cerrejón en la Guajira. Por esta razón, la región se encuentra en la mira de compañías mineras transnacionales como Anglo Gold Ashanti, la cual busca hoy el aval del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para la extracción de carbón.

Sí la extracción se llevara a cabo bajo medidas ambientales rigurosas, como lo estipula la ley ambiental, no habría debate, pero en el afán de asegurar inversión extranjera, el gobierno colombiano permite la destrucción del ecosistema dando licencias ambientales a estas compañías. La extracción de carbón a cielo abierto puede traer como consecuencias la contaminación de  fuentes hídricas, afectando el hábitat de especies endémicas como el oso de anteojos. Estas compañías, además, no respetan las políticas de protección del Parque Natural Binacional Catatumbo-Bari, el cual alberga a la comunidad indígena Motilón-Bari y  a doscientos mil campesinos de la zona de reserva campesina del Catatumbo.

La historia de los intereses trasnacionales sobre esta región se remonta a la década de 1930, cuando fue prácticamente ‘colonizada’ por la bonanza petrolera. Años más tarde, en la década de 1970, esa bonanza dio origen a los primeros sindicatos y organizaciones campesinas en la zona, buscando la consolidación de una mejor calidad de vida y la protección ambiental. Allí también se encontraron los intereses de la guerrilla, al arribar en la década de 1980, como también los intereses del narcotráfico que ejecutó el asesinato selectivo de líderes campesinos. El Catatumbo empieza luego a vivir su historia más triste, cuando inicia una guerra sin cuartel que se encrudeció en 1998, año en el que se llevaron a cabo las marchas campesinas que intentaban presentar al Estado el Plan de Desarrollo y Paz para el Catatumbo. Dicha propuesta buscaba la firme erradicación de cultivos ilícitos, el apoyo estatal en el desarrollo de proyectos productivos, y el fortalecimiento comunitario para poner fin a la ola de violencia.

Pero las peticiones no fueron escuchadas por el Estado. En los meses de Mayo, Junio y Agosto de 1999, el Catatumbo fue a parar a manos de las Autodefensas Unidas de Colombia. Desde Necoclí, Salvatore Mancuso y Carlos Castaño, principales comandantes,  coordinaron el envió de 215 hombres al corregimiento de La Gabarra, en siete camiones que pasaron por las poblaciones de Aguachica, Ocaña y Tibu, bajo el aval del ejército. En Junio 17 de 1999, nueve personas fueron masacradas en Tibu al ser señalados como auxiliadores de la guerrilla (por las mismas AUC), pasando por las veredas de Socuavo y Vetas Central, donde hubo un enfrentamiento con la guerrilla. En Agosto 21 de 1999, entre combate y combate, las AUC llegaron  a La Gabarra y con lista en mano, casa por casa, fueron ejecutando y amenazando a la población.

Se dice que el ejército y la policía abandonaron el pueblo unos días antes diciendo la frase “ahí  los dejamos de bocado para los paracos“, y el día de la masacre hicieron caso omiso a las peticiones de ayuda de la población. No se sabe, a ciencia cierta, cuántos muertos dejó la masacre; aunque aparecieron 34 cuerpos, muchos se fueron para no volver.

Después del trágico episodio, empezó el éxodo. En canoa, en bus o a pie, la estampida se movió a Venezuela provocando una crisis humanitaria que logró preocupar al país vecino.

En 2004, el bloque Catatumbo de las AUC se desmovilizó en el marco de la Ley de Justicia y Paz, dejando atrás un número desconocido de víctimas de homicidio, desaparición, violencia sexual, y desplazamiento forzado. En 2005, bajo el auspicio de la ley, la población desplazada de La Gabarra empezó a retornar. Desde ahí, se convirtieron en sujetos del Programa Piloto de Reparación Colectiva de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación. Dicho programa, buscaba la restitución de derechos colectivos como: arreglo vial, dotación de escuelas, zonas de recreación y cultura, contratación de mano de obra de la región en empresas energéticas, creación del fondo de proyectos productivos, fondo para educación superior, y fuentes de trabajo para el grupo femenino. La reparación simbólica orientó la política de NO asignación de fuerza pública para quienes hayan prestado servicio en La Gabarra en elperíodo entre 1999-2004, y estipuló la conmemoración anual del Festival de la Vida.

El primer Festival de la Vida contó con la presencia de representantes de la ONU y de agencias de cooperación internacional, avalando la fortaleza de la comunidad para retornar y luchar contra el olvido, a través de la organización comunitaria. Ahí retumbó esta frase: “Después de la larga noche oscura, donde el silencio cerró las puertas de la alegría, la población lloró con dignidad a sus muertos”.

Siguiendo el ejemplo de La Gabarra, la población del Catatumbo empezó a unirse. En 2005 nació ASCAMCAT, organización que busca el reconocimiento legal de la zona de reserva campesina para garantizar la reconstrucción del tejido social, la defensa de las comunidades indígenas, la protección ambiental frente al arribo de las compañías mineras y el derecho a la vida.

La organización campesina en Colombia es un ejemplo de paz, pues pretenden proteger los derechos de las comunidades por encima de cualquier actor armado. Sin embargo, el conflicto aún está lejos de terminar -sobre todo en esta zona que es puerta de  entrada de la inversión extranjera y puerta de salida del narcotráfico-. El reto que enfrenta el Catatumbo, como población, es proteger su organización comunal de las amenazas de actores ilegales. A pesar de la presencia estatal, en  la zona se lleva a cabo un plan de gobierno que busca reconstruir la confianza perdida en el ejército y la policía. El plan, denominado Zonas de Consolidación, enfrenta el reto de superar el rechazo generado por las lecciones aprendidas, especialmente porque el paramilitarismo nunca abandonó la zona y, con otro nombre, hoy  sigue hostigando a la población.

El río también es un reto, es la vida compartida que gira alrededor de él. El río ha sido testigo de huídas, recogió las almas de quienes no querían morir, y sabe donde están los que no van a volver. Todo lo que el río significa, todo lo que sabe y todo la vida que genera en la frontera, enfrenta ahora el reto de renacer. ♠

Documental “Miradas Encontradas”: trabajo hecho en el primer semestre de 2011 por el Servicio Jesuita deRefugiados, regional Santanderes. Con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, Cari tas Alemania, y la ONG  jesuita ALBOAN.

@Masterenplastil

Referencias:

– Documental: miradas encontradas, realizado por el SJR: Servicio Jesuita de Refugiados.

– “En siete camiones se vino ‘la muerte’: desde Necoclí hasta La Gabarra” Declaración de alias ‘el Osito’ a Justicia y paz de: http://www.verdadabierta.com

– “A partir de la masacre todo cambió” (sin fecha). Verdad Abierta.com

– Cartilla CNRR. Los PIRC: planes integrales de reparación colectiva, mirada a los siete pilotos.

http://www.prensarural.org

http://www.laopinion.com


Anuncios

Una respuesta a “Breve Historia del Catatumbo

Expresa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s